11 jun 2012

Estaba cantado. Después de una semana con la prima de riesgo por las nubes, los rumores sobre la intervención de España se hicieron realidad.

Rescate a la banca española

Rescate a la banca española

Mientras Europa y Estados Unidos en 2008 sanearon sus sistemas financieros, el Gobierno de Zapatero se pavoneaba de la solvencia de las entidades españolas. Se vendía el sistema español como el mejor del orbe a prueba de bombas. Sin embargo la realidad demostró que no era a prueba de ladrillazos. La burbuja inmobiliaria les estalló en sus cuentas de resultados y los ayes se oyeron en todas las familias del país, tanto que hasta una desconocida prima —la de riesgo— acabó por tragarse al líder planetario leonés y amenaza al nuevo inquilino de La Moncloa enseñándole sus dientes recortados por la recesión.

Que la banca española está hundida nadie lo niega. Que era necesaria la inyección de capital para salvarla, tampoco. Muy poético suena dejar que se ahoguen en su propio déficit; muy utópico. Si desaparece el sistema financiero de un país acaba desapareciendo el propio país porque esas son las reglas del sistema que tan bien nos fue en el pasado.

Mariano Rajoy se empeñó desde su llegada a la Presidencia del Gobierno en que España no necesitaría ser rescatada. Intentó demostrar en todo momento que se podía salir de la crisis a base de recortes (aunque prefiere llamarles “reformas”) y bajando el déficit le duela a quien le duela. Pero Rajoy se encontró con unas cifras insoportables para un país como el nuestro. La tan traída y llevada “cuarta economía” de la Unión hace aguas, sobretodo en su sistema financiero y Bankia es solo la punta del iceberg que asoma.

Esta situación insostenible, a pesar de las palmaditas en la espalda por su arte con la tijera de los frentes financieros internacionales, tras sesiones interminables de toda la fontanería nacional (Sáenz de Santamaría en el FMI, De Guindos en Bruselas y Montoro donde hiciera falta) obligó el pasado viernes al anuncio de que la banca tendría la ayuda comunitaria. Se anunciaron hasta 100.000 millones de euros que podrán ser inyectados en las entidades españolas una vez acaben los estudios que realizan las consultoras y el propio Banco de España sobre éstas.

¿Préstamo o rescate?

¿Préstamo o rescate?

La cantidad prevista para este rescate parcial de 100.000 millones de euros es inferior a las iniciales contempladas en los tres anteriores supuestos: Grecia, Portugal e Irlanda. Tres países que a pesar de estar controlados por la lupa de la Troika comunitaria (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea) no parece que hayan podido salir del agujero. Sin embargo es la única salida que le queda a la Unión para salvar el euro ante la previsible debacle electoral griega del próximo domingo.

Por otro lado, un rescate en toda regla para España alcanzaría los 500.000 millones y salpicaría directamente a Italia que necesitaría 700.000 como defendía el ministro Luis de Guindos ante la Comisión la semana anterior.

Hoy lunes los mercados parecen responder a la noticia con subidas en la bolsa y relajo en la prima de riesgo. La semana será larga.

[top]
About the Author


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies